Literatura En Inglés. Historias De Los Hermanos Grimm.

¿Qué es la literatura en inglés? es toda aquella obra que es escrita en la lengua inglesa, independientemente de la procedencia de cualquiera de  sus autores. Bajo esta denominación se reúnen obras escritas en inglés antiguo, inglés medieval, inglés moderno e inglés contemporáneo, así como aquellas escritas en las variedades dialectales que el idioma actual tiene alrededor del mundo. Esto es una de las lecciones que debes aprender si te gusta el Inglés.

Índice

    Literatura En Inglés. Historias De Los Hermanos Grimm.

    Los músicos de Bremen es un cuento perteneciente a los hermanos Grimm. Transcurre en la Baja Sajonia, en los alrededores de Bremen. Los músicos de Bremen cuenta la historia de cuatro animales: un burro, un perro, un gato y un gallo que han huido de la casa de sus respectivos dueños y, al encontrarse, deciden iniciar un viaje con destino a la ciudad de Bremen, una ciudad liberal y abierta al mundo, conocida por su simpatía por los extranjeros.

    Te sugerimos leer: Cuento de Blanca Nieves En Inglés para niños. Traducción Al Español.

    The Bremen Town Musicians/ Literatura en inglés.

    There was once an donkey whose master had made him carry sacks to the mill for many a long year, but whose strength began at last to fail, so that each day as it came found him less capable of work.

    Then his master began to think of turning him out, but the donkey, guessing that something was in the wind that boded him no good, ran away, taking the road to Bremen; for there he thought he might get an engagement as town musician.

    When he had gone a little way he found a hound lying by the side of the road panting, as if he had run a long way. What are you so out of breath about? said the donkey.

    Oh dear! said the dog, now I am old, I get weaker every day, and can do no good in the hunt, so, as my master was going to have me killed, I have made my escape; but now, how am I to gain a living?

    Descubre nuevas lecciones de inglés gratis cada semana

    👉 Suscríbete a nuestro canal de Telegram 👈

    I will tell you what, said the donkey, I am going to Bremen to become town musician. You may as well go with me, and take up music too. I can play the lute, and you can beat the drum.

    And the dog consented, and they walked on together. It was not long before they came to a cat sitting in the road, looking as dismal as three wet days. Now then, what is the matter with you, old shaver? said the donkey.

    I should like to know who would be cheerful when his neck is in danger, answered the cat. Now that I am old my teeth are getting blunt, and I would rather sit by the oven and purr than run about after mice, and my mistress wanted to drown me; so I took myself off; but good advice is scarce, and I do not know what is to become of me.

    Go with us to Bremen, said the donkey, and become town musician. The cat thought well of the idea, and went with them accordingly. After that the three travellers passed by a yard, and a cock was perched on the gate crowing with all his might. Your cries are enough to pierce bone and marrow, said the donkey; what is the matter?

    The mistress has told the cook that I must be made into soup, and this evening my neck is to be wrung, so that I am crowing with all my might while I can. You had much better go with us, said the donkey. We are going to Bremen. At any rate that will be better than dying. You have a powerful voice, and when we are all performing together it will have a very good effect.

    So the cock consented, and they went on all four together. But Bremen was too far off to be reached in one day, and towards evening they came to a wood, where they determined to pass the night. The donkey and the dog lay down under a large tree; the cat got up among the branches, and the cock flew up to the top, as that was the safest place for him.

    Before he went to sleep he looked all round him and perceived in the distance a little light shining, and he called out to his companions that there must be a house not far off, as he could see a light, so the donkey said, We had better get up and go there.

    They all set off in the direction of the light, and it grew larger and brighter, until at last it led them to a robber’s house, all lighted up. The donkey. being the biggest, went up to the window, and looked in. Well, what do you see? asked the dog. What do I see? answered the donkey; here is a table set out with splendid eatables and drinkables, and robbers sitting at it and making themselves very comfortable.

    That would just suit us, said the cock. Yes, indeed, I wish we were there, said the donkey. Then they consulted together how it should be managed so as to get the robbers out of the house, and at last they hit on a plan.

    The donkey was to place his forefeet on the window-sill, the dog was to get on the donkey’s back, the cat on the top of the dog, and lastly the cock was to fly up and perch on the cat’s head.

    When that was done, at a given signal they all began to perform their music. The donkey brayed, the dog barked, the cat mewed, and the cock crowed; then they burst through into the room, breaking all the panes of glass. The robbers fled at the dreadful sound; they thought it was some goblin, and fled to the wood in the utmost terror.

    Then the four companions sat down to table, made free with the remains of the meal, and feasted as if they had been hungry for a month. And when they had finished they put out the lights, and each sought out a sleeping-place to suit his nature and habits.

    The donkey laid himself down outside on the dunghill, the dog behind the door, the cat on the hearth by the warm ashes, and the cock settled himself in the cockloft, and as they were all tired with their long journey they soon fell fast asleep.

    When midnight drew near, and the robbers from afar saw that no light was burning, and that everything appeared quiet, their captain said to them that he thought that they had run away without reason, telling one of them to go and reconnoitre.

    So one of them went, and found everything quite quiet; he went into the kitchen to strike a light, and taking the glowing fiery eyes of the cat for burning coals, he held a match to them in order to kindle it.

    But the cat flew into his face, spitting and scratching. Then he cried out in terror, and ran to get out at the back door, but the dog, who was lying there, ran at him and bit his leg; and as he was rushing through the yard by the dunghill the donkey struck out and gave him a great kick with his hind foot; and the cock, who had been wakened with the noise, and felt quite brisk, cried out, Cock-a-doodle-doo!

    Then the robber got back as well as he could to his captain, and said.

    In that house there is a gruesome witch, and I felt her breath and her long nails in my face; and by the door there stands a man who stabbed me in the leg with a knife; and in the yard there lies a black spectre, who beat me with his wooden club; and above, upon the roof, there sits the justice, who cried, Bring that rogue here! And so I ran away from the place as fast as I could.

    From that time forward the robbers never ventured to that house, and the four Bremen town musicians found themselves so well off where they were, that there they stayed. And the person who last related this tale is still living, as you see.

    THE END

    Los músicos de Bremen/ Literatura en español.

    Había una vez un burro al que su dueño había obligado a llevar sacos al molino durante muchos años, pero que sus fuerzas comenzaban a fallar, de modo que cada día se encontraba menos capaz de trabajar.

    Entonces su amo comenzó a pensar en echarlo, pero el burro, que olía que algo no andaba bien, se escapó, tomando el camino a Bremen; pensando que tal vez allí podría conseguir un contrato como músico de la ciudad.

    Cuando hubo caminado un pequeño tramo, se encontró con un perro tirado al lado del camino jadeando, como si hubiera corrido un largo camino. ¿Por qué estás sin aliento? dijo el burro.

    ¡Oh querido! dijo el perro, ya estoy viejo, cada día me debilito más, y no sirvo para cazar, así que, como mi amo iba a mandar que me mataran, he escapado; pero ahora, ¿Cómo voy a ganarme la vida?

    Te diré una cosa, dijo el burro, me voy a Bremen para convertirme en músico de pueblo. Puedes venir conmigo y ser músico también. Yo puedo tocar el laúd y tú puedes tocar el tambor. Y el perro aceptó y se fueron caminando juntos.

    No pasó mucho tiempo cuando se encontraron con un gato sentado en el camino, luciendo tan triste como tres días lluviosos. Pero ¿Qué te pasa, con esas pintas? preguntó el burro.

    Me gustaría saber quién podría estar alegre alegre cuando su cuello está en peligro, respondió el gato. Ahora que estoy viejo se me están desafilando los dientes, y prefiero sentarme junto a la estufa y ronronear que correr detrás de ratones, por lo que mi dueña quería ahogarme; así que me fui pero no sé qué será de mí.

    Vente con nosotros a Bremen, dijo el burro, y conviértete en músico de la ciudad. El gato pensó bien en la idea y se fue con ellos en consecuencia. Después de eso, los tres viajeros pasaron por un patio, y un gallo estaba posado en la puerta, cantando con todas sus fuerzas. Tus gritos bastan para perforar huesos y tuétanos, dijo el burro; ¿Cuál es el problema?

    La señora de la casa le ha dicho al cocinero que hagan una sopa conmigo, y esta noche me van a retorcer el cuello, de modo que cantaré con todas mis fuerzas mientras pueda.

    Será mejor que vengas con nosotros, dijo el burro. Vamos a Bremen, que en cualquier caso será mejor que morir. Tienes una voz poderosa, y cuando actuemos todos juntos quedará muy bien. El gallo aceptó y siguieron adelante los cuatro juntos. Pero Bremen estaba demasiado lejos para llegar en un día, así que decidieron pasar la noche en el bosque.

    El burro y el perro se acostaron debajo de un gran árbol; el gato se subió a las ramas y el gallo voló hasta la copa, ya que ese era el lugar más seguro para él. Antes de irse a dormir el burro miró a su alrededor y vio a lo lejos una pequeña luz que brillaba, entonces avisó a sus compañeros de que debía haber una casa no muy lejos, ya que podía ver su luz. Será mejor que nos levantemos y vayamos allí.

    Todos partieron en la dirección de la luz, y ésta se hizo más grande y brillante, hasta que por fin los condujo a la casa de unos bandidos. El burro. siendo el más grande, se acercó a la ventana y miró hacia dentro.

    Bueno, ¿Qué ves? preguntó el perro. ¿Qué es lo que veo? respondió el burro; pues hay una mesa con espléndidos manjares y bebidas, y bandidos sentados y muy cómodos.

    Eso nos vendría bien, dijo el gallo. Sí, de hecho, me gustaría estar allí, dijo el burro. Entonces pensaron cómo podrían hacer para sacar a los ladrones de la casa, y finalmente dieron con un plan.

    El burro debía colocar sus patas delanteras en el alféizar de la ventana, el perro debía subirse al lomo del burro, el gato sobre el perro y, por último, el gallo debía volar y posarse sobre la cabeza del gato.

    En ese momento, y a una determinada señal, todos empezarían a tocar su música. El burro rebuznaba, el perro ladraba, el gato maullaba y el gallo cantaba; así irrumpieron en la habitación, rompiendo todos los cristales.

    Los forajidos huyeron ante el espantoso sonido; pensaron que era un ogro y huyeron al bosque aterrorizados. Los cuatro compañeros se sentaron a la mesa, frente a los restos de comida y comieron como si no hubieran probado bocado en un mes. Y cuando terminaron, apagaron las luces y cada uno buscó un lugar adecuado para dormir.

    El burro se acostó afuera en el estercolero, el perro detrás de la puerta, el gato en la chimenea junto a las cenizas calientes, y el gallo se instaló en el gallinero, y como estaban todos cansados ​​de su largo viaje, pronto se durmieron profundamente.

    Se acercaba la medianoche cuando los bandidos, de lejos, vieron que no había luz encendida y que todo parecía tranquilo, su jefe sugirió que tal vez se habían escapado sin razón, mandando a uno de ellos a que fuera a reconocer el terreno.

    Uno de ellos fue y lo encontró todo bastante tranquilo; fue a la cocina a encender una luz y acercó una cerilla a las brasas encendidas donde estaba el gato durmiendo.

    El gato se asusto y saltó hacia su cara, arañándole severamente. El bandido gritó de terror y salió corriendo por la puerta trasera, pero el perro, que estaba allí tirado, se fue hacia él y le mordió la pierna; y mientras pasaba por el patio, el burro le dio una gran coz con sus patas traseras; y el gallo, que se había despertado con el ruido y se sentía bastante enérgico, gritó: ¡Gallo! Entonces el ladrón regresó lo más rápido que pudo con su capitán y le dijo.

    En esa casa hay una bruja espantosa, sentí su aliento y sus largas uñas en mi cara; y junto a la puerta había un hombre que me apuñaló en la pierna; y en el patio yace un espectro negro, que me golpeó con su garrote de madera; y arriba, en el techo, está sentado el juez, que gritó: ¡Traed a ese pícaro aquí! Así que me escapé del lugar lo más rápido que pude.

    A partir de ese momento, los ladrones nunca se aventuraron a esa casa, y los cuatro músicos de la ciudad de Bremen se encontraban tan bien donde estaban, que se quedaron allí. Y la última persona que relató esta historia aún vive, como ves.

    FIN

    Te invitamos a leer: Lugares En El Aeropuerto En Inglés Que Debes Conocer Al Viajar En Avión

    Descubre nuevas lecciones de inglés gratis cada semana

    👉 Suscríbete a nuestro canal de Telegram 👈

    Comparte esta lección. Gracias!

    Otras Lecciones que te pueden interesar

    Subir

    Utilizamos cookies de análisis y técnicas para mejorar la experiencia de navegación por nuestra web y para mostrar publicidad relacionada según el análisis de la navegación del usuario. Puedes aceptarlas o personalizar tu configuración que se aplicará a esta web. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estamos utilizando o personalizarlas utilizando el enlace a la política de cookies.  Esta opción siempre está disponible en la parte inferior de la página. MÁS INFO