2 Cuentos Populares En Inglés Para Niños Repitiendo Se Aprende.

Los cuentos populares en Inglés para niños, son estrategias excelentes para que la información sea contada de generación en generación, tienen un fin especifico y buscan el ser un apoyo en las clases de los pequeños, para poder ser utilizados en casa también.

Seguro te preguntaras cual es la causa de que los cuentos estén divididos, y es que la lengua inglesa no es tan sencilla de aprender, pero si en la escuela contamos una historia que es popular en casa la situación se hará mucho más fácil, ya que los padres conocen la misma historia. El patito feo en este caso es un cuento escrito por Hans Christian Andersen, que enseñará a tus hijos la importancia de aceptarse tal y como uno es, practicando el Inglés.

Te invitamos a leer: 7 Canciones Para Navidad En Inglés, Letras De Villancicos Para Niños.

Índice

    Cuentos Populares En Inglés Para Niños.

    cuentos populares para niños

    The Ugly Duckling/ In English

    Once upon a time down on an old farm, lived a duck family, and Mother Duck had been sitting on a clutch of new eggs. One nice morning, the eggs hatched and out popped six chirpy ducklings. But one egg was bigger than the rest, and it didn´t hatch. Before she had time to think about it, the last egg hatched.

    A strange looking duckling with gray feathers that should have been yellow gazed at a worried mother. The ducklings grew quickly, but Mother Duck had a secret worry.  «I can´t understand how this ugly duckling can be one of mine!» she said to herself

    Well, the gray duckling certainly wasn´t pretty. As the days went by, the poor ugly duckling became more and more unhappy because his brothers didn´t want to play with him. He felt sad and lonely. He secretly wept at night. He felt nobody wanted him.  -«Nobody loves me, they all tease me! Why am I different from my brothers?»

    Descubre nuevas lecciones de inglés gratis cada semana

    👉 Suscríbete a nuestro canal de Telegram 👈

    Then one day, at sunrise, he ran away from the farmyard. He stopped at a pond and began to question all the other birds.  -«Do you know of any ducklings with grey feathers like mine?»

    But everyone shook their heads in scorn. – «We don´t know anyone as ugly as you.» The ugly duckling did not lose heart, however, and kept on making inquiries. He fled as far away as he could, and at dawn, he found himself in a thick bed of reeds.

    -«If nobody wants me, I´ll hid here forever.» There was plenty a food, and the duckling began to feel a little happier, though he was lonely.  One day at sunrise, he saw  on a pond a group of beautiful birds. White, with long slender necks, yellow beaks and large wings. – «If only I could look like them, just for a day!» said the duckling, admiringly.

    Finally he got the courage to fly to the pond, where the beautiful birds were swimming. That was when the duckling saw himself mirrored in the water. – «Goodness! How I´ve changed! I hardly recognize myself!»  When the beautilf birds saw him, they realized he was one of their kind, and soon made friends.

    -«We´re swans like you!» they said, warmly.  -«Where have you been hiding?»  -«It´s a long story,» replied the young swan, still astounded. Now, he swam majestically with his fellow swans.  One day, he heard children on the river bank exclaim: «Look at that young swan! He´s the finest of them all!» And he almost burst with happiness.

    THE END

    Video Sugerido: Cuento tradicional en Inglés y en Español.

    El Patito Feo En Español.

    Había una vez en una granja vivía una familia de patos. La Madre Pato había estado incubando sus queridos huevos y, una día, por fin, salieron del cascarón sus seis patitos. Pero había un huevo más, más grande que el resto, y no salió del cascarón. Madre Pato no sabía de dónde había salido ese séptimo huevo. «¿Habré contado mal los huevos?» – se preguntaba.

    Pero antes de que ella tuviera tiempo de pensarlo, el último huevo finalmente salió del cascarón. Un patito de aspecto extraño, con plumas grises, diferente a los demás, que tenían todos las plumas amarillas «¡No puedo entender cómo este patito puede ser uno de los míos!» se dijo a sí misma. El patito gris no era bonito como los otros, y era bastante más grande. Sus hermanos no querían jugar con él, era muy torpe. Todos en la granja se reían de él.

    El patito feo estaba muy triste y la mamá pato hacía todo lo posible para consolarlo. «¡Pobre patito feo!» se lamentaba ella. «¿Por qué es tan diferente a los demás?» El patito feo estaba realmente triste, sentía que nadie lo quería. «Nadie me quiere, y todos se burlan de mí. ¿Por qué soy diferente de mis hermanos?» – se decía. Un día, el patito feo, se escapó del corral. Se paró en un estanque y preguntó a todos los demás pájaros. «¿Conocéis algún patito con plumas grises como las mías?»

    Pero todos movieron la cabeza con desprecio. «No conocemos a nadie tan feo como tú» – le respondieron. Sin embargo, el patito feo no se desanimó y siguió haciendo preguntas.

    Fue a otro estanque a preguntar, y un par de gansos le advirtieron: «¡No te quedes aquí! ¡Vete! Es peligroso. ¡Hay hombres con armas por aquí!» El patito se asustó, y lamentó haber salido del corral. Siguió andando y llegó cerca de la cabaña de una vieja campesina. La mujer, pensando que era un ganso perdido, lo cogió. «Voy a ponerlo en el gallinero. ¡Espero que sea una hembra y ponga muchos huevos!» dijo la anciana, que la pobre no veía muy bien.

    Pero el patito feo no puso un solo huevo, y las gallinas que había allí lo asustaron. Le decían: Si no pones huevos, la anciana te retorcerá el cuello y te meterá en la olla. Un gato que escuchaba la conversación intervino: «¡Je! ¡Je! ¡Espero que la mujer te cocine, así podré roer tus huesos!» El pobre patito feo estaba tan asustado que perdió el apetito, aunque la anciana seguía llenándolo de comida y refunfuñando:

    «Si no vas a poner huevos, ¡al menos date prisa y ponte gordo!» El patito estaba muerto de miedo – se lamentaba – «¡Si yo solo esperaba que alguien me quisiera!» Entonces, una noche, al encontrar la puerta abierta, aprovechó y se escapó. Una vez más estaba solo. Huyó lo más lejos que pudo y, al amanecer, se encontró en un gran campo de juncos.

    «Si nadie me quiere, me esconderé aquí para siempre». Había mucha comida, y el patito comenzó a sentirse un poco más feliz, aunque seguía solo. Un día, al amanecer, vio a hermosas aves volando por encima. Eran blancas, con cuellos largos y delgados, picos amarillos y alas grandes. Migraban hacia el sur. «¡Si tan solo pudiera parecerme a ellos, solo por un día!» dijo el patito con admiración.

    Llegó el invierno y el agua se congeló. El pobre patito tuvo que salir del juncal para buscar comida en la nieve. Cayó exhausto al suelo, pero un granjero lo encontró y lo metió en el bolsillo de su gran chaqueta. «Lo llevaré a casa con mis hijos. Ellos lo cuidarán. ¡Pobrecito, está congelado!». El patito se quedó en la casa del granjero. De esta manera, el patito feo pudo sobrevivir al frío y largo invierno.

    Sin embargo, para la primavera, el patito había crecido tanto que el granjero decidió llevarlo de nuevo al estanque!» Ya en el estanque, el patito se acercó a beber agua y vio su imagen reflejada. «¡Increible! ¡Cómo he cambiado!. – El patito no se reconocía. De repente, unos cisnes que regresaban del sur se pararon en el estanque a beber también. Cuando el patito los vio, se dio cuenta de que era uno de ellos, ¡era un cisne!,

    «¡Somos cisnes como tú!» Dijeron cálidamente. -«¿Donde te has estado escondiendo?» «Es una larga historia», respondió el joven cisne, todavía asombrado. -» Vente con nosotros pequeño cisne, no estés solo!» El patito feo ya nunca estuvo solo, encontró su lugar y ahora nadaba majestuosamente con sus compañeros cisnes. Un día, escuchó a unos niños en la orilla del río exclamar: «¡Mira ese joven cisne! ¡Es el más bonito de todos!» Y el patito feo estalló de felicidad.

    FIN

    Ricitos de oro.

    El cuento de Ricitos de oro y los 3 osos es uno de los más famosos de la historia, es en todas las áreas de Inglés catalogado como un cuento tradicional para el aprendizaje en los niños. Todos lo hemos escuchado alguna vez.

    Existen muchísimas versiones del mismo cuento, pero en todas se recalca la importancia de no ser conformista y perseverar hasta que consigamos nuestros sueños. Esta es una versión corta del cuento, una especie de resumen tanto en inglés como en español.

    Lo mejor de estas historias en que puedes encontrar tiempos verbales para practicar con niños más grandes como con el gerundio, y el presente perfecto que en Aprendo Inglés puedes encontrar.

    Goldilocks and the three bears/ In English.

    Once upon a time there were three bears who lived in a house in the forest. There was a great big father bear, a middle-sized mother bear and a tiny baby bear. One morning, their breakfast porridge was too hot to eat, so they decided to go for a walk in the forest. While they were out, a little girl called Goldilocks came through the trees and found their house. She knocked on the door and, as there was no answer, she pushed it open and went inside.

    In front of her was a table with three chairs, one large chair, one middle-sized chair and one small chair. On the table were three bowls of porridge, one large bowl, one middle-sized bowl and one small bowl – and three spoons.

    Goldilocks was hungry and the porridge looked good, so she sat in the great big chair, picked up the large spoon and tried some of the porridge from the big bowl. But the chair was very big and very hard, the spoon was heavy and the porridge too hot.

    Goldilocks jumped off quickly and went over to the middle-sized chair. But this chair was far too soft, and when she tried the porridge from the middle-sized bowl it was too cold. So she went over to the little chair and picked up the smallest spoon and tried some of the porridge from the tiny bowl.

    This time it was neither too hot nor too cold. It was just right and so delicious that she ate it all up. But she was too heavy for the little chair and it broke in pieces under her weight.

    Next Goldilocks went upstairs, where she found three beds. There was a great big bed, a middle-sized bed and a tiny little bed. By now she was feeling rather tired. so she climbed into the big bed and lay down. The big bed was very hard and far too big. Then she tried the middle-sized bed, but that was far too soft. so she climbed into the tiny little bed. It was neither too hard nor too soft. In fact, it felt just right, all cosy and warm. and in no tine at all Goldilocks fell fast asleep.

    In a little while, the three bears came back from their walk in the forest. They saw at once that pushed open the door of their house and Father Bear looked around. then roared with a growly voice.

    Mother Bear said in a quiet gentle voice. «Somebody has been sitting in my chair. Then Little Bear said in small squeaky baby voice. «Somebody has been sitting in my chair and nas broken it!»

    Then Father Bear looked at his bowl of porridge and saw the spoon in it and he said in his great big growly voice, «SOMEBODY HAS BEEN EATING MY PORRIDGE»

    Then Mother Bear saw that her bowl had a spoon in it, and said in her quiet voice. «Somebody has been eating my porridge Little Bear looked at his porridge bowl and said in his small squeaky baby voice, «Somebody has been eating my porridge, and has eaten it all up:- Then the three bears went upstairs, and Father Bear saw at once that his bed was untidy, and he said in his great big growly voice,

    «SOMEBODY HAS BEEN SLEEPING IN MY BED!»

    Mother Bear saw that her bed, too, had the bedclothes turned back, and she said in her quiet gentle voice, «Somebody has been sleeping in my bed!» Then Little Bear looked at his bed and said in his small squeaky baby voice, «Somebody is sleeping in my bed!»

    He squeaked so loudly that Goldilocks woke up with a start. She jumped out of bed, and away she ran, down the stairs and out into the forest. And the three bears never saw her again.

    THE END

    Video Sugerido: Goldilocks and the three bears.

    Ricitos de Oro y los tres Osos/ En Español

    Había una vez hace mucho tiempo tres osos que vivían en una casita en el bosque. Había un gran papá oso, una mamá osa de mediana estatura y un pequeño osito. Una mañana decidieron a dar un paseo por el bosque, mientras las gachas del desayuno terminaban de enfriarse.

    Mientras la familia estaba dando el paseo, una niña muy guapa, con el pelo rubio y unos bucles enormes, que iba andando sola por el bosque encontró la casa. A la niña la llamaban Ricitos de Oro. Ya frente a la casa, la niña llamó a la puerta y, como no hubo respuesta, la abrió y entró.

    En medio del salón había una mesa con tres sillas, una grande, una de tamaño mediano y una silla pequeña. Sobre la mesa había tres tazones de gachas, un tazón grande, uno mediano y un tazón pequeño, y había también tres cucharas.

    Ricitos de oro tenía tanta hambre y las gachas se veían tan buenas, que no pudo resistirse. Se sentó en la gran silla grande, tomó la cuchara grande y probó las gachas del gran tazón. Pero la silla era muy grande y muy dura, la cuchara era demasiado pesada para ella y las gachas estaban demasiado calientes. Ricitos de oro decidió sentarse en la silla de tamaño mediano.

    Pero esta silla era demasiado blanda, y las gachas del tazón mediano estaban demasiado frías. Entonces se acercó a la silla pequeña, tomó la cuchara más pequeña y probó las gachas del tazón pequeño.

    Esta vez no estaban ni demasiado frías no demasiado calientes, estaban en su punto justo y estaban deliciosas. Tanto, que Ricitos de Oro se comió el tazón entero. Pero ocurrió que la niña pesaba demasiado para esa silla tan pequeña, y la rompió.

    Después de desayunar Ricitos de Oro subió las escaleras, y en una habitación encontró tres camas, una cama de gran tamaño, una cama de tamaño mediano y una cama pequeña. La niña estaba muy cansada y decidió acostarse en la cama grande. Pero la cama estaba muy dura y era demasiado grande para ella. Así que decidió probar la cama de tamaño mediano, pero estaba demasiado blanda y se hundía.

    Entonces Ricitos de Oro se subió a la cama pequeña, que no estaba ni muy dura ni muy suave. ¡Era una cama perfecta! y la niña se quedó profundamente dormida, al poco tiempo los tres osos regresaron de su paseo por el bosque. pronto notaron que alguien había estado en la casa…

    «Alguien ha estado sentado en mi silla». – Dijo papá oso. «Y alguien ha probado mi desayuno». – dijo mamá osa. Entonces el oso pequeño dijo: «¡Alguien ha estado sentado en mi silla y la ha roto!» Entonces Papá Oso miró su plato de gachas, vio que la cuchara estaba dentro, y dijo con una gran voz ronca:

    «Alguien ha estado comiendo mis gachas» El pequeño oso miró su plato de gachas y dijo con su pequeña voz chillona: «Alguien ha estado comiendo mis gachas y no ha dejado nada».

    Los tres osos subieron las escaleras, y Papá Oso vio de inmediato que su cama estaba deshecha, y dijo «¡Alguien ha dormido en mi cama!»: Mamá Oso vio que su cama también tenía la ropa de cama estaba también retirada y dijo con su voz suave y tranquila: «¡Alguien ha estado durmiendo en mi cama!» Luego, el pequeño Oso miró su cama y dijo con su pequeña voz chillona:

    «¡Hay alguien durmiendo en mi cama! «Chilló tan fuerte que Ricitos de Oro se despertó sobresaltada. Saltó de la cama y salió corriendo, bajó las escaleras y salió al bosque. Los tres osos nunca la volvieron a ver.

    FIN

    Te sugerimos leer: Verbos En Gerundio En Inglés, Oraciones, Ejemplos Y Formulas.

    Descubre nuevas lecciones de inglés gratis cada semana

    👉 Suscríbete a nuestro canal de Telegram 👈

    Comparte esta lección. Gracias!

    Otras Lecciones que te pueden interesar

    Subir

    Utilizamos cookies de análisis y técnicas para mejorar la experiencia de navegación por nuestra web y para mostrar publicidad relacionada según el análisis de la navegación del usuario. Puedes aceptarlas o personalizar tu configuración que se aplicará a esta web. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estamos utilizando o personalizarlas utilizando el enlace a la política de cookies.  Esta opción siempre está disponible en la parte inferior de la página. MÁS INFO