Nuevas Historias En Inglés Para La Biblioteca Infantil.

Siempre en Aprendo Inglés trataremos de hacer lo mejor por tu aprendizaje, por lo tanto hoy traemos nuevas historias en Inglés para tu Biblioteca infantil interactiva. Los cuentos clásicos son parte de nuestra cultura, ya que los mismos enseñan lecciones y muchos consejos a los más pequeños desde hace siglos.

Es por esto que en nuestro portal te traemos una selección de los mejores cuentos clásicos que se conocen, para que tanto tú como tu hijo o hija puedas disfrutar de cada uno de estos relatos que contienen una sabiduría tan importante que se ha seguido transmitiendo con el paso de los años, además de practicar el idioma Inglés, aprender frases nuevas, para que los puedas leer cuando puedas. ¡Y es que los cuentos infantiles no tienen fecha de caducidad!, los hay de todo tipo navideños, de terror, fabulas en fin un mundo por aprender.

Nuevas Historias En Inglés Para La Biblioteca Infantil

Te sugerimos leer: Guía De Vocabulario Básico En Inglés Para Estar En Un Sitio Nuevo.

Índice

    Nuevas Historias En Inglés Para La Biblioteca Infantil.

    A continuación te daremos a conocer algunos cuentos que seguramente no los habías escuchado antes, ahora tienes más material para aprender.

    The ugly fairy./ In English.

    There was once a fairy who was learning how to be a fairy godmother. Most magic and wonderful, she was the kindest and cleverest of all fairies. However, she was also a very ugly fairy.

    And no matter how much she showed her wonderful qualities, it seemed that everyone was determined to believe that the most important thing about a fairy was her beauty.

    Descubre nuevas lecciones de inglés gratis cada semana

    👉 Suscríbete a nuestro canal de Telegram 👈

    In the fairy school they ignored her, and every time she flew off on a mission to help a child or anyone else in trouble, before she could say a word they were already screeching and yelling at her: «Ugly! Get out of here, weirdo!».

    Despite her being little, her magic was very powerful, and more than once she had considered using it to make herself beautiful. But then she remembered what her mother had always told her: «My dear, you are what you are, warts and all; and never doubt that you are this way for a very special reason…»

    But then, one day, the witches of the neighbouring land invaded and destroyed the country, putting all the fairies and wizards in prison.

    Our fairy, just before being attacked, put a spell on her own clothes and, helped by her ugly face, she managed to pass for a witch. That way she was able to follow the witches back to their den.

    Once there she used her magic to prepare a big party for everyone, decorating the cave with bats, toads and spiders. The music was provided by a pack of howling wolves. While the party was in full swing, the fairy hurried off and set free all the fairies and wizards who had been imprisoned.

    When all of them were free, they worked together on one big spell which succeeded in trapping the witches inside the mountain for the next hundred years. And for the next hundred years, and more, everyone remembered the great bravery and intelligence of the ugly fairy.

    And from that day on no one in that land ever saw ugliness as a disgrace. Whenever someone ugly was born, people were filled with joy, knowing that for that new person great things lay ahead.

    THE END

    El Hada Fea/ En español.

    Había una vez un hada que estaba aprendiendo a ser una hada madrina. Ella era la más mágica y maravillosa, la más amable y lista de todas las hadas.  Sin embargo, ella también era una hada muy fea. No importaba cuánto mostrara sus maravillosas cualidades, parecía que todos estaban decididos a creer que lo más importante de un hada era su belleza.

    En la escuela de hadas la ignoraron, y cada vez que tenía una misión para ayudar a cualquier persona en problemas, antes que pudiera decir una palabra, ya le estaban gritando y gritando: «¡Fea! ¡Sal de aquí, ¡bicho raro!».

    A pesar de ser pequeña, su magia era muy poderosa, y más de una vez había considerado usarla para hacerse bella. Pero luego recordó lo que su madre siempre le había dicho: «Querida, eres lo que eres, verrugas y todo; y nunca dudes de que eres así por una razón muy especial …»

    Pero entonces, un día, las brujas de la tierra vecina invadieron y destruyeron el país, encarcelando a todas las hadas y magos. Nuestra hada, justo antes de ser atacada, se hechizó en su propia ropa y, ayudada por su cara fea, logró pasar por una bruja. De esa manera pudo seguir a las brujas hasta su guarida.

    Una vez allí, usó su magia para preparar una gran fiesta para todos, decorando la cueva con murciélagos, sapos y arañas. La música fue proporcionada por una manada de lobos aulladores.

    Mientras la fiesta estaba en pleno apogeo, el hada se apresuró y liberó a todas las hadas y magos que habían sido encarcelados.  Cuando todos estuvieron libres, trabajaron juntos en un gran hechizo que logró atrapar a las brujas dentro de la montaña durante los próximos cien años. Durante los siguientes cien años, y más, todos recordaron la gran valentía e inteligencia del hada fea.

    Y a partir de ese día, nadie en esa tierra vio la fealdad como una desgracia. Cada vez que nacía alguien feo, la gente se llenaba de alegría, sabiendo que para esa nueva persona había grandes cosas por delante.

    Fin.

    The Frog Prince/ En Inglés.

    el principe rana

    Otro de los cuentos más famosos es el príncipe rana es uno de los cuentos que se han leído de generación en generación. Fue escrito por las manos de los Hermanos Grimm y aquí te lo presentamos en inglés para que tus hijos puedan aprender jugando y riendo.

    There was once a handsome young prince who had the misfortune to offend a wicked fairy. To avenge herself she turned him into an ugly frog and put him into a well. Now it happened that the well was in the courtyard of a king´s palace and on fine days, when the sun shone warmly, the king´s youngest daughter sometimes came there to amuse herself by tossing a golden ball high into the air and catching it as it fell.

    The poor frog watched her running to and fro in the sunshine. He thought she was the prettiest princess he had ever seen.

    One day, the princess threw the ball up so high that when she stretched out her hand to catch it the ball bounced on the stones and fell with a splash into the water. She ran to the edge of the well and gazed down. But the golden ball had sunk far, far out of sight.

    Only a little ring of bubbles showed her where it had disappeared. She began to cry bitterly. The frog popped his head out of the water. "Don´t cry, Princess!" he said.

    "What will you give me if I bring your ball from the bottom of the well?" "Oh, I will give you anything I have," replied the princess. "My pretty pearls, my diamonds—even my crown. Only please bring my ball back to me!"

    "I do not want your pearls or your diamonds or your crown," said the frog. "But if you will promise to love me, and let me eat from your plate, and drink out of your cup, and sleep on your bed, I will bring your ball safely back to you."

    And the princess promised. For she said to herself, "What a silly frog! As if he could ever get out of the well and walk all the way to the palace! He will never find me."

    The frog dove to the bottom of the well and presently came up with the golden ball in his mouth. The princess had no sooner snatched it from him than she forgot all about her promise and ran back to the palace laughing with joy. The next day, as she sat at dinner with the king and his courtiers, something came flopping up the great staircase—flip flap, flip flap! And a voice said:

    "From the deep and mossy well, Little princess, where I dwell, When you wept in grief and pain I brought your golden ball again." The princess dropped her spoon with a clatter on her plate, for she knew it was the frog who had come to claim her promise.

    "What is the matter, daughter?" asked the king. "There is someone knocking at the door and your rosy cheeks are quite pale." Then the princess had to tell her father all that had happened the day before how she had dropped her golden ball into the well, and how the frog had brought it up for her, and of the promises she had given him. The king frowned and said,

    "People who make promises must keep them. Open the door and let the frog come in." The princess opened the door very unwillingly and the poor frog hopped into the room, looking up into her face with his ugly little eyes.

    "Lift me up beside you," he cried, "that I may eat from your plate and drink out of your cup." The princess did as he asked her and was obliged to finish her dinner with the frog beside her, for the king sat by to see that she fulfilled her promise. When they had finished, the frog said, "I have had enough to eat. Now I am tired. Take me up and lay me on your pillow, that I may go to sleep."

    Then the princess began to cry. It was so dreadful to think that an ugly frog, all cold and damp from the well, should sleep in her pretty white bed. But her father frowned again and said,

    "People who make promises must keep them. He gave you back your golden ball and you must do as he asks." So the princess picked the frog up between her thumb and finger, not touching him more than she could help, and carried him upstairs and put him on the pillow on her bed. There he slept all night long. As soon as it was light he jumped up, hopped downstairs, and went out of the palace.

    "Now", thought the princess, "he is gone and I shall be troubled with him no more". But she was mistaken, for when night came again she heard tapping at the door of her bedroom. When she opened it, the frog came in and slept upon her pillow as before until the morning broke.

    The third night he did the same. But when the princess awoke the following morning, she was astonished to see, instead of the frog, a handsome prince standing at the head of her bed.

    He was gazing at her with the most beautiful eyes that ever were seen. He told her that he had been enchanted by a wicked fairy, who had changed him into the form of a frog, in which he was fated to remain until a princess let him sleep upon her bed for three nights.

    "You," said the prince, "have broken this cruel spell and now I have nothing to wish for but that you should go with me to my father´s kingdom, where I will marry you and love you as long as you live."

    The princess took him to her father and he gave his consent for them to marry. As they spoke a splendid carriage drove up with eight beautiful horses decked with plumes of feathers and golden harness.

    Behind rode the prince´s servant, who had bewailed the misfortune of his dear master so long and so bitterly that his heart had almost burst. Then all set out full of joy for the prince´s kingdom. There they arrived safely and lived happily ever after.

    The End.

    El príncipe rana/ En español.

    Érase una vez un rey que tenía cuatro hijas. La más pequeña era la más bella y traviesa. Cada tarde salía al jardín del palacio y correteaba sin parar de aquí para allá, cazaba mariposas y trepaba por los árboles ¡Casi nunca estaba quieta!

    Un día había jugado tanto que se sintió muy cansada. Se sentó a la sombra junto al pozo de agua que había al final del sendero y se puso a juguetear con una pelota de oro que siempre llevaba a todas partes. Estaba tan distraída pensando en sus cosas que la pelota resbaló de sus manos y se cayó al agua. El pozo era tan profundo que por mucho que lo intentó, no pudo recuperarla.

    Se sintió muy desdichada y comenzó a llorar. Dentro del pozo había una ranita que, oyendo los gemidos de la niña, asomó la cabeza por encima del agua y le dijo:

    – ¿Qué te pasa, preciosa? Pareces una princesa y las princesas tan lindas como tú no deberían estar tristes.

    – Estaba jugando con mi pelotita de oro pero se me ha caído al pozo – sollozó sin consuelo la niña.

    – ¡No te preocupes! Yo tengo la solución a tus penas – dijo la rana sonriendo – Si aceptas ser mi amiga, yo bucearé hasta el fondo y recuperaré tu pelota ¿Qué te parece?

    – ¡Genial, ranita! – dijo la niña – Me parece un trato justo y me harías muy feliz. La rana, ni corta ni perezosa, cogió impulso y buceó hasta lo más profundo del pozo. Al rato, apareció en la superficie con la reluciente pelota.

    – ¡Aquí la tienes, amiga! – jadeó la rana agotada. La princesa tomó la valiosa pelota de oro entre sus manos y sin darle ni siquiera las gracias, salió corriendo hacia su palacio. La rana, perpleja, le gritó:

    – ¡Eh! … ¡No corras tan rápido! ¡Espera! Pero la princesa ya se había perdido en la lejanía dejando a la rana triste y confundida. Al día siguiente, la princesa se despertó por la mañana cuando un rayito de sol se coló por su ventana. Se puso unas coquetas zapatillas adornadas con plumas y se recogió el pelo para bajar junto a su familia a desayunar. Cuando estaban todos reunidos, alguien llamó a la puerta.

    – ¿Quién será? – preguntó el rey mientras devoraba una rica tostada de pan con miel. – ¡Yo abriré! – dijo la más pequeña de sus hijas. La niña se dirigió a la enorme puerta del palacio y no vio a nadie, pero oyó una voz que decía: – ¡Soy yo, tu amiga la rana! ¿Acaso ya no te acuerdas de mí? Bajando la mirada al suelo, la niña vio al pequeño animal que la miraba con ojos saltones y el cuerpo salpicado de barro.

    – ¿Qué haces tú aquí, bicho asqueroso? ¡Yo no soy tu amiga! – le gritó la princesa cerrándole la puerta en las narices y regresando a la mesa. Su padre el rey, que no entendía nada, le preguntó a la niña qué sucedía y ella le contó cómo había conocido a la rana el día anterior.

    – ¡Hija mía, eres una desagradecida! Ese animalito te ayudó cuando lo necesitabas y ahora te estás comportando fatal con él. Si le has dicho que serías su amiga, tendrás que cumplir tu palabra. Ve ahora mismo a la puerta e invítale a pasar. – Pero papi… ¡Es una rana sucia y apestosa! – se quejó

    – ¡Te he dicho que le invites a pasar y le muestres agradecimiento por haberte ayudado! – bramó el monarca. La princesa obedeció a su padre y propuso a la rana que se sentase con ellos. El animal saludó a todos muy amablemente y quiso subirse a la mesa para alcanzar los alimentos, pero estaba tan alta que no fue capaz de hacerlo.

    – Princesa, por favor, ayúdame a subir, que yo solita no puedo. La princesa, tapándose la nariz porque la rana le parecía repugnante, la cogió con dos dedos por una pata y la colocó sobre la mesa. Una vez arriba, la rana le dijo:

    – Ahora, acércame tu plato de porcelana para probar esa tarta ¡Seguro que está deliciosa! La niña, de muy mala gana, compartió su comida con ella. Cuando hubo terminado, el batracio  comenzó a bostezar y le dijo a la pequeña: – Amiga, te suplico que me lleves a tu camita porque estoy muy cansada y tengo ganas de dormir.

    La princesa se sintió horrorizada por tener que dejar su cama a una rana sucia y pegajosa, pero no se atrevió a rechistar y la llevó a su habitación. Cuando ya estaba tapada y calentita entre los edredones, miró a la niña y le pidió un beso.

    – ¿Me darás un besito de buenas noches, no? – ¡Pero qué dices! ¡Sólo de pensarlo me dan ganas de vomitar! – le espetó la chiquilla, harta de la situación. La ranita, desconsolada por estas palabras tan crueles, comenzó a llorar. Las lágrimas resbalaban por su verde papada y empapaban las sábanas. La princesa, por primera vez en toda la noche, sintió mucha lástima y exclamó:

    – ¡Oh, no llores por favor! Siento haber herido tus sentimientos. Me he comportado como una niña caprichosa y te pido perdón. Sin dudarlo, se acercó a la rana y le dio un besito cariñoso. Fue un gesto tan tierno y sincero que de repente la rana se convirtió en un joven y bello príncipe, de rubios cabellos y ojos más azules que el cielo. La niña se quedó paralizada y sin poder articular palabra. El príncipe, sonriendo, le dijo:

    – Una bruja malvada me hechizó y sólo un beso podía romper el maleficio. A ti te lo debo. A partir de ahora, seremos verdaderos amigos para siempre. Y así fue… El príncipe y la princesa se convirtieron en inseparables y cuando fueron mayores, se casaron y su felicidad fue eterna.

    Fin.

    Te invitamos a leer: Guía De Vocabulario Básico En Inglés Para Estar En Un Sitio Nuevo.

     

    Descubre nuevas lecciones de inglés gratis cada semana

    👉 Suscríbete a nuestro canal de Telegram 👈

    Comparte esta lección. Gracias!

    Otras Lecciones que te pueden interesar

    Subir

    Utilizamos cookies de análisis y técnicas para mejorar la experiencia de navegación por nuestra web y para mostrar publicidad relacionada según el análisis de la navegación del usuario. Puedes aceptarlas o personalizar tu configuración que se aplicará a esta web. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estamos utilizando o personalizarlas utilizando el enlace a la política de cookies.  Esta opción siempre está disponible en la parte inferior de la página. MÁS INFO